Conil

Conil de la Frontera está situado en un enclave único en Cádiz, Andalucía, España y Europa. Parece una fantasía, pero tiene su explicación. El pueblo recostado sobre una colina tiene a sus pies una playa de 17 kilómetros de arena rubia, fina, limpia, a poniente unas recoletas calas de rocas y facilitados accesos, haciendo del paisaje una joya. Todo ello a orillas del Estrecho de Gibraltar, cercano a la conjunción de las aguas del Mediterráneo con el Océano Atlántico, por allí entran los atunes a desovar y donde se colocan las almadrabas para su pesca. En los días claros, sobre todo con el viento Norte, aparece en el horizonte las azules montañas de áfrica; Marruecos.

Conil de la Frontera tiene su referencia en el famoso libro: “De civitatem orbis terrarum, descriptio”, 1461.Donde se traduce del latín en páginas interiores.”Conil insigne ciudad Hispana famosa por la pesca del atún y noble…” La denominación de la Frontera se debe a la situación fronteriza entre moros y cristianos durante la llamada Reconquista. Si fuera poco esta belleza marinera Conil de la Frontera, tiene un término municipal con una huerta famosa por sus productos y hermosos bosques de pinos de una flora extraordinaria con sabrosas setas y hasta orquídeas silvestres. El verano es la cita de españoles y europeos para encontrarse en Conil de la Frontera, pero la primavera y el otoño es un paraíso para los sabios visitantes que conocen la temperatura y los días de sol de la zona; hasta en invierno la suavidad del clima y generalmente del mar. Algún día descubrirán este paisaje invernal para gozar del lugar privilegiado, ahora sólo degustado generalmente por alemanes y españoles avispados.